Hoy en “Nuevas cada mañana”, nos gozamos con una nueva edición de la sección “En derecho y conforme a las Escrituras”, junto al hermano y abogado, Alberto González. Instancia donde se dio cierre al temas “el peligro de poner los derechos por sobre los deberes en jóvenes y adolescentes”.

En la ocasión tuvimos un invitado especial. Se trata del hermano Eduardo Murillo Ugarte. A sus 78 años de edad, tiene una vasta experiencia en el tema cultural por ser profesor de historia y geografía, y sus estudios de medicina en Corea del Norte, quien nos orientó en la importancia del contexto histórico y social para comprender este tema.

“En el mes de mayo de 1968, en Paris se levanta la juventud evadiendo las calles en Francia. Mucha destrucción. “Paren el mundo que me quiero bajar”, era la consigna”. ¿De quién era esa lucha? Esa gente alejada de Dios.  El hombre se empieza a regalar así mismo, cosas que transciende la dignidad. Sin Dios ni ley”, dijo.

El hermano fue más allá, señalando que “hoy hay destrucción material, pero la destrucción de la familia es una cosa horrible, y el consumismo la destruyó, porque obligó a la mujer a abandonar el hogar. Los niños quedaron al cuidado de la calle o algunas personas que no eran sus padres”.

En la misma línea, el hermano Alberto González entregó, como conclusión de esta temática de conversación, que a pesar de la década y los tiempos que estemos viviendo, el único que puede cambiar al hombre es nuestro Señor.   

“Finalmente, el perfil de los niños, jóvenes y adolescentes, responde básicamente al perfil de cualquier ser humano sin Dios. Eso es la conclusión que podemos dar luego de examinar esta materia, y tal como lo dice en Eclesiastés, alégrate joven y anda en los caminos de tu corazón, pero sabe que de todas estas cosas te traerá Dios a Juicio”.  

“Tenemos una responsabilidad que recae sobre nosotros, en cuanto a transmitir estas verdades a la vida de nuestros hijos para que tengan este marco regulatorio, y sepan como guiar su vida”, cerró.