Ayer en programa “Nuevas Cada Mañana”, compartimos y aprendimos de la Palabra del Señor con la reflexión del Pastor, Edgar Madariaga, quien comenzó enviando un mensaje de fortaleza a todos los hermanos y hermanas. “Si hay algo que Dios quiere, es otorgarnos la bendición gloriosa de Cristo nuestro Señor. Sean fortalecidos nuestros corazones y animadas nuestras vidas”.   

El siervo del Señor comentó el Salmo 90 donde Moisés escribe: “Señor, tus nos has sido refugio de generación en generación”. En este contexto dijo que “Hablar de refugio es hablar de la casa de Dios. El Señor ha sido una morada. Podemos acercarnos para morar. No solo ahora, sino que esto es de varias generaciones. Él es nuestro refugio”.

 “En la casa cuando uno alcanza la morada, dice que florecerá. Todo esto en el refugio, el lugar de habitación que Dios tiene para el hombre. Una verdad acerca de la casa de Dios. Muchos salmos que hablarán de esto, pero esta verdad tiene que hacer en nosotros llegar a lograr el vivir en su morada”, agregó.

 El Pastor además hizo un llamado a llevar una relación íntima con el Señor, pues Él es nuestro refugio.

 “Que realmente sea una relación con el Señor. Algo íntimo y profundo. Abre esta palabra un entendimiento glorioso. El salmo 36 habla esta morada pero agrega que los hijos de los hombres habitan o han encontrado el refugio en Él. En el refugio uno es saciado”.

 “La casa del Señor se puede experimentar hoy, así también la alimentación. Es alumbrado también nuestro corazón, nuestra vida. ¿Cómo los experimentamos hoy? Es una experiencia real que está presente en su casa. No es solo ir a la iglesia los domingos, el lugar físico, sino que una experiencia más profunda e íntima con Dios.

 Te invitamos a escuchar la reflexión completa a continuación.