A medida que viajo por el mundo, una de las preguntas que más me hacen es: “¿Cómo puede un cristiano conocer la voluntad de Dios para su vida?” La mayoría de nosotros reconoce que Dios tiene un plan para la vida de todo creyente, pero a menudo parece haber cierto problema en determinar cómo es este plan en un momento en particular. Hay bastantes libros, folletos y sermones que tratan con este problema, y sin embargo, las respuestas a veces parecen eludir hasta al indagador más persistente. Ruego a Dios que esto le ayude a llenar algunos de los vacíos de una manera nueva y práctica.

Uno puede buscar pautas definitivas en esta área pero termina simplemente con una gran cantidad de ideas. Algunos, aparentemente, piensan que han perdido la voluntad de Dios. ¡Por lo menos dicen que la están buscando! Para ellos, Dios debe parecerles que está participando en un juego de niños, en el que se ha escondido, su voluntad en algún lugar donde no se ve y nos mantiene corriendo a través de la vida para que tratemos de encontrarla. Y él está en el cielo diciendo: “¡Estás cerca, estás cerca!”

Otros sugieren que la voluntad de Dios debe encontrarse a través de una experiencia traumática. Voy por la calle, piso una cáscara de plátano y me caigo sobre un mapa de la India, e inmediatamente le digo al Señor: “Gracias por guiarme con claridad. ¡Comprendo! ¡Es la India!” O siempre hay una voz del cielo o una visión en sus sueños que le dice que vaya a Qatar.

También están aquellos que en realidad le tienen miedo a la voluntad de Dios. Nunca olvidaré al atleta que se me acercó en el campamento Hume Lake y dijo: “No estoy seguro de que quiera entregar mi vida a Jesucristo porque tengo miedo de lo que me obligará a hacer”. Él tenía la idea de que Dios quiere tomar atletas robustos, romperles ambas piernas y forzarlos a tocar la flauta. Esto implica que Dios es una especie de “aguafiestas cósmico” acabando con la diversión de todos y echándoles a perder su gozo. La gente que tiene este punto de vista teme en realidad que la voluntad de Dios sea una manera severa de vivir que demandará el sacrificio de sus habilidades o posesiones más preciadas...

Continúe leyendo en este enlace: Gracia a Vosotros



Publicaciones Recientes Ponte al día