Este martes recién pasado la hermana Charo Michelén en conversación con la Hna. María Cristina, quiso tratar un tema muy importante referente a la crianza de los hijos y específicamente se enfocó, en esta oportunidad, en la educación del hijo varón.

 Nuestra hermana hace una reflexión al observar todo lo que está pasando a nuestro alrededor en el mundo actual y reconoce lo difícil que puede ser para las madres criar a un hijo varón. Pero también, nos cuenta que no sólo hoy se ha hecho difícil, sino que desde varias décadas atrás para los padres cristianos se ha dificultado bastante criar a los hijos con valores cristianos.

Desde entonces hasta el día de hoy debemos ir a la fuente que nos puede guiar y esa fuente es la palabra de Dios.

En proverbios 22: 6 está la clave perfecta para todo padre creyente que cría niños y niñas: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

Si leemos Génesis 1: 26 y 27 Dios dice: “Hagamos al hombre conforme a nuestra semejanza… Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. Luego, la palabra en el versículo 31 nos dice que vio Dios todo lo que había hecho y era bueno en gran manera.

Qué doloroso es escuchar que en ciudades como Nueva York se está permitiendo que los hijos puedan nacer sin sexo hasta cuando sea mayor decida si quiere ser él o ella.

La Palabra del Señor afirma que Dios los creó varón y hembra. Nosotros como padres tenemos la obligación de criar a nuestros hijos como varón y hembra.

Desde el momento que nacen nuestros hijos podemos observar cambios en su vida. Ese hermoso bebé pronto crecerá y cambiará radicalmente en su edad escolar.

Las niñas se vestirán como niñas, delicadas; pero los niños querrán vestirse como super héroes. Las madres deben canalizar estas actividades como buenas y válidas, interviniendo para que sus juegos no sean agresivos. Estos juegos lúdicos son un tiempo de aprendizaje para nuestros hijos.

El Padre debe ser el modelo a seguir de cómo se debe tratar a la mujer.

Nosotros como creyentes no podemos estimular a nuestros hijos a que sean agresivos sólo por el hecho de ser varones, al contrario, la marca de diferencia de nuestros hijos varones debe ser buscar la paz con todos.

Pero, ¿Cuál es el propósito fundamental de criar a nuestros hijos?

Descúbralo, escuchando o volviendo a repasar toda la enseñanza que nos entregó nuestra hermana Charo Michelén. Escúchelo con oídos atentos, dando gracias a nuestro Padre Celestial por darnos la oportunidad de contar hoy con esta enseñanza, que sin duda nuestros padres habrían anhelado  tener para guiar nuestras vidas.

 

 

mañana de edificación